Santander ha iniciado las pruebas de un microbús propulsado por Gas Natural Comprimido, en el marco de un proyecto piloto en el que colaboran el Ayuntamiento y las compañías IVECO y Nortegas y con el que se quiere testar el rendimiento, el ahorro económico, la reducción de emisiones y la contaminación acústica de este vehículo.

El autobús de 8 metros tiene una capacidad para 31 pasajeros, es accesible a personas con movilidad reducida, cuenta con rampa automática de acceso en puerta trasera, 8 velocidades, unidad de control electrónico y modo automático y secuencial. Está propulsado por gas natural comprimido, con capacidad de 510 litros y una autonomía que puede llegar a superar los 400 kilómetros. Además, dispone de etiqueta ECO, con lo que podría acceder a zonas de bajas emisiones.

Durante el acto de presentación, que tuvo lugar el pasado jueves en el Intercambiador del Sardinero, César Díaz, concejal de Movilidad Sostenible, explicó que la utilización de gas natural comprimido como combustible contribuye a la descarbonización de la movilidad, ya que reduce hasta un 96 por ciento las partículas contaminantes, un 85% las emisiones de óxidos nitrosos y un 25 por ciento las de CO2, en comparación con el uso de gasóleo o biodiesel. 

Además, el representante municipal añadió que el nivel de ruido se reduce a la mitad. “Santander ha hecho una apuesta firme por el transporte colectivo eficiente y sostenible, con vehículos que incluyen la tecnología más avanzada, permiten avanzar en la lucha contra el cambio climático, mejoran la seguridad de los pasajeros y contribuyen a modernizar y mejorar la imagen del propio servicio al promocionar un transporte público más limpio y confortable”, ha afirmado.

Díaz ha recordado que el servicio de transporte urbano TU cuenta con un plan de renovación de la flota con horizonte 2030, que prevé la incorporación de seis vehículos cada año.

Fuente de la imagen: El Diario Montañés