«En enero de 2023 toda la flota de EMT estará compuesta por autobuses eléctricos o de gas natural»

 

miciudadatodogas entrevista a Alfonso Sánchez Vicente, director gerente de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) de Madrid

 

El Green Deal o Pacto Verde establece, de aquí a al año 2050, un cambio de paradigma energético en la movilidad del futuro. ¿Cuáles son los cambios más significativos que se están produciendo en la movilidad urbana y cómo visualizan el transporte urbano en 2050?

Efectivamente la movilidad sostenible es uno de los ámbitos de actuación clave del European Green Deal: el transporte representa el 25% de las emisiones de gases de efecto invernadero y el pacto busca reducirlas en un 90% de aquí a 2050. La consecución de este objetivo implica un cambio de modelo en el transporte en general que, por supuesto, impactará y supondrá una verdadera transformación en la movilidad urbana. Experimentaremos una profunda digitalización de la movilidad que nos ayudará a alcanzar la excelencia en la gestión y en la operación, así como en las soluciones de movilidad como servicio que seremos capaces de proponer a nuestros clientes. Otro vector de innovación fundamental será el desarrollo de combustibles alternativos, deberemos prestar nuestro servicio con una flota compuesta en su totalidad por autobuses cero y bajas emisiones.

La innovación tecnológica y la sostenibilidad serán factores clave en la hoja de ruta de la nueva movilidad y en nuestro caso son, desde hace años, señas de identidad propias de EMT. La movilidad urbana será digital, conectada y sostenible y en la Empresa Municipal de Transportes de Madrid llegamos a este momento clave de transformación con una situación privilegiada, estamos preparados para asumir este reto.

 

Con la estrategia ‘Madrid 360’,  el Ayuntamiento se comprometió a cumplir con los objetivos de calidad del aire marcados por la Unión Europea. ¿Cómo está actuando EMT en relación con son flota para cumplir con esta estrategia? 

La flota de autobuses de EMT es una de las más modernas de Europa, con una edad media de 5,75 años y con vehículos que incorporan los últimos avances tecnológicos en seguridad, confort, accesibilidad y, por supuesto, en exigencias medioambientales. Tal y como ha anunciado el Ayuntamiento de Madrid dentro de la Estrategia de Sostenibilidad Ambiental Madrid 360, a partir de enero de 2023 EMT ya no tendrá autobuses de gasoil y toda su flota estará compuesta por autobuses eléctricos o de gas natural. Este año retiraremos del servicio 250 autobuses diésel y en 2022, los 133 restantes.

Además del GNC, en EMT llevamos años manteniendo una fuerte apuesta por la electrificación. En 2021 se han invertido 25,9 millones de euros en la mayor licitación de eléctricos hasta la fecha: 50 autobuses estándar. Además, EMT sumará otros 50 buses y 6 minibuses eléctricos. Con estas nuevas adquisiciones, a principios del próximo año la flota cero crecerá hasta las 179 unidades y supondrá el 8,6% del parque. 

Esta apuesta por la electrificación supone que desde el pasado mes de septiembre Madrid cuenta con 13 líneas completamente eléctricas con una especial incidencia en la zona de bajas emisiones. Seguiremos con la compra de vehículos eléctricos, pero apostar por esta tecnología también implica una transformación en la operación y el próximo año comenzarán las obras para construir el nuevo Centro de Operaciones de la Elipa. Esta cochera, 100% eléctrica y sostenible, albergará 318 buses eléctricos y supondrá un impulso definitivo al transporte público sostenible en la ciudad de Madrid. Contará con el apoyo del Centro Europeo de Asesoramiento para la Inversión y estamos seguros de que va a ser un referente en el sistema de dotaciones logísticas del transporte a nivel nacional e internacional.

 

¿Cuál es la dimensión actual de la flota de autobuses en al ciudad de Madrid y por qué EMT apostó por el gas como combustible alternativo? ¿Qué ventajas ofrece actualmente este combustible en relación con el resto de las energías? 

EMT opera actualmente 218 líneas de autobús y cuenta con una flota de unos 2100 autobuses, el GNC supone más del 75% de nuestra flota actual. El gas sigue siendo la opción más utilizada en nuestra flota ya que supone un importante ahorro económico y ambiental; reduce notablemente las emisiones y la contaminación acústica. Además, como operador, el GNC nos permite rendimientos superiores a 18 horas de servicio, óptimos para operar el transporte público en superficie de una ciudad como Madrid. 

Seguimos apostando por el Gas Natural Comprimido y este año hemos invertido 151,5 millones de euros en la compra de 520 autobuses de gas que se recibirán en tres entregas: 190 en 2021, 200 en 2022 y 130 en 2023. Gracias a estas entregas podremos cumplir con el objetivo de no prestar servicio con autobuses diésel en 2023. 

 

Últimamente se está apostando decididamente por el hidrógeno verde como energía de futuro. ¿Cuál es la experiencia de EMT con esta tecnología y qué hoja de ruta manejan para incorporar el hidrógeno verde en sus vehículos en los próximos años?

EMT fue pionera en el uso del hidrógeno, entre los años 2002 y 2006 fuimos el primer operador español en poner a prueba la explotación de autobuses de pila de combustible alimentada por hidrógeno en el marco de dos proyectos europeos. Ahora, quince años después de este desafío, volvemos a apostar por las ventajas de este combustible que nos permitirá avanzar en la descarbonización del sector del transporte público urbano, disminuir los costes medioambientales y de salud derivados del transporte público y limitar la contaminación atmosférica y acústica. El pasado año firmamos un acuerdo marco de colaboración con el Centro Nacional del Hidrógeno, único centro público de estas características en España, orientado a impulsar la investigación de las tecnologías del hidrógeno y las pilas de combustible. 

Recientemente hemos anunciado la construcción de nuestro proyecto de H2; una hidrogenera para Madrid, una apuesta ambiciosa, integral e innovadora en el sector del transporte público. Apostamos firmemente por el hidrógeno verde como vector energético en el cambio de la movilidad y el Centro de Operaciones de Entrevías contará, en 2023, con una planta para producir, tratar, utilizar y almacenar H2. El proyecto tiene un carácter integral ya que abarca todo el ciclo del hidrógeno que se generará a partir de energía renovable gracias a la instalación de placas fotovoltaicas. Esta futura estación abastecerá, en una primera fase, a diez autobuses cero emisiones propulsados por pila de combustible alimentada por hidrógeno.

Se trata de un proyecto estratégico para EMT y, por supuesto, para la ciudad de Madrid, que ha obtenido financiación del fondo europeo FEDER y que está completamente alineado con el Green Deal o Pacto Verde de la Unión Europea. Además, seguirá consolidando a EMT como referente en la movilidad sostenible del futuro.  

 

Consulta aquí todas las entrevistas realizadas por #miciudadatodogas