El Gobierno de Castilla-La Mancha ha abierto la consulta previa para su Plan de Biometanización 2024-2030, una iniciativa que busca transformar los residuos agroganaderos en biometano, un gas renovable con gran potencial energético.

Este plan, enmarcado en la estrategia regional de desarrollo sostenible y transición energética, tiene como objetivo principal aprovechar los residuos ganaderos de manera eficiente y sostenible, generando biometano que puede ser utilizado como combustible para el transporte, la industria y la generación de electricidad.

Castilla-La Mancha, líder en potencial de biometanización

Según un estudio del sector, la región ocupa la tercera posición a nivel nacional en cuanto a potencial de producción de biometano, con un volumen estimado de hasta 20,2 TWh/año.

Esta iniciativa no solo contribuiría a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y avanzar en la descarbonización del sector energético, sino que también fomentaría la economía circular en el ámbito rural, generando nuevas oportunidades de negocio y empleo.

Un plan abierto a la participación

La consulta previa, que estará abierta hasta el 28 de junio, tiene como objetivo recabar las opiniones y sugerencias de todos los agentes implicados en el desarrollo del plan, incluyendo agricultores, ganaderos, empresas energéticas, entidades medioambientales y ciudadanía en general.

Las aportaciones recogidas durante este periodo servirán para mejorar y enriquecer el plan antes de su aprobación definitiva.

Un paso adelante en la sostenibilidad

El Plan de Biometanización 2024-2030 se enmarca en el compromiso del Gobierno de Castilla-La Mancha con la lucha contra el cambio climático y la promoción de un modelo energético más sostenible y respetuoso con el medio ambiente.

La apuesta por la biometanización como fuente de energía renovable representa una oportunidad única para la región para avanzar en la transición energética y dinamizar el sector rural.

Se espera que la aprobación definitiva del plan tenga lugar en los próximos meses, tras la finalización del periodo de consulta previa y la incorporación de las aportaciones recibidas.